El Codex Gigas es un manuscrito medieval de pergamino creado a principios del siglo XIII por un monje del monasterio de Podlažice en la actual República Checa.

Se trata del manuscrito medieval mas grande que se conserva, no es para menos, con sus 624 páginas y sus medidas (92 × 50,5 × 22 cm). Además, hacen falta 2 personas para mover sus 75 Kg de peso.

En el Codex podemos encontrar desde una transcripción de la Biblia Vulgata, a trabajos del historiador Flavio Josefo, remedios naturales para enfermedades, encantamientos mágicos y diversos conjuros. La variedad de temas, algunos sin relacion aparente, es una de las razones por las que el códice ha levantado tanto interés a lo largo de los años.

Según algunos estudios, se calcula que una persona habria tardado entre 5 y 30 años en escribir el códice.

codex Gigas

Leyenda


Según la leyenda, el monje fue condenado a morir emparedado vivo y para evitar la pena, propuso la creación de una obra de tal magnitud que honraría al monasterio, ya que incluiría todo el saber conocido y la biblia Vulgata. La transcripción de textos sagrados era una forma de penitencia común para la época. No contento con eso, prometió que lo escribiría en una noche.

Pasadas las horas, el monje se dio cuenta de lo imposible de su misión, por lo que vendió su alma al diablo para poder completar el manuscrito. A modo de agradecimiento, el monje ilustró la página 290 con una imagen del diablo.

¿Un libro maldito?


Leyendas aparte, al Codex Gigas le acompañan algunas desgracias. El monasterio de Podlažice cayó en bancarrota y vendieron el ejemplar a otro monasterio que pronto corrió la misma suerte económica.

La obra pasa a formar parte de la colección esotérica de Rodolfo II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1576-1612) . Este inicia un lento descenso a la locura, se vuelve paranoico, comportándose de manera extraña y es despojado finalmente del trono por parte de su familia, que lo ve incapaz de gobernar.

Tras la muerte de Rodolfo II y finalizada la Guerra de los treinta años en 1648, su reino pasa a manos de los suecos y también el Códice como botín de guerra.

El códice sobrevivió a un incendio y paso por varias manos hasta establecerse en la Biblioteca Nacional de Suecia, de donde sale de forma esporádica para ciertas exposiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí