Sherlock Holmes es un personaje ficticio creado por el escritor escocés Arthur Conan Doyle. Es un detective inglés que destaca por su inteligencia y el uso del razonamiento deductivo para solucionar sus casos.

En una encuesta realizada en Reino Unido en 2008 sobre Sherlock Holmes, el 58% creía que el detective existió realmente, mientras que el 23% de los encuestados opinaba que el primer ministro Winston Churchill fue un personaje ficticio. Habría que conocer el rigor de este tipo de encuestas pero si deja a las claras el arraigo de algunos personajes en el imaginario popular, hasta llegar a la creencia de que han sido reales.

Origen e influencias

Doyle tuvo dos inspiraciones básicas para su creación, por una parte Joseph Bell su profesor en la universidad y Arsenio Dupin, detective de moda en la época creado por Edgar Allan Poe. En una carta de Robert Louis Stevenson enviada a Doyle el primero pregunta:

«Querido Arthur, quiero que me permitas felicitarte por tus muy ingeniosas y muy interesantes aventuras de Sherlock Holmes […] Sólo hay una cosa que me inquieta: ¿No es acaso Sherlock nuestro viejo amigo, el profesor Joe Bell?» Doyle confirmó en su carta de respuesta que «Holmes es un bastardo entre Joe Bell y el Monsieur Dupin de Poe»

Joseph Bell

Joseph Bell fue un reputado médico forense y profesor en Edimburgo que encandiló a sus alumnos, entre ellos Doyle por sus razonamientos deductivos y personalidad arrolladora. De él tomo Sherlock su nariz aguileña y sus métodos analíticos.

No todo fue inspirado por Bell, Holmes es muy hábil en el boxeo al igual que Arthur Conan Doyle, muy aficionado a este deporte e igualmente hábil. Lo demostró cuando se embarcó como médico en el ballenero «The Hope» en busca de aventuras, alli un grandullón quiso aprovecharse de Doyle y este le dió una buena paliza, lo que le ayudó a ganar un gran respeto entre la tripulación.

Del éxito al hastío

A pesar de su éxito, Doyle llegó a considerar a Sherlock una molestia que evitaba que dedicase tiempo a sus novelas históricas que consideraba mejores trabajos. Por ello en el relato titulado «El problema final», tuvo lugar la muerte del detective, tras caer en una catarata luego de la lucha que mantiene con su enemigo mortal Moriarty

Lucha con Moriarty en «El Problema Final»

No le duró mucho el descanso, en especial por el aluvión de críticas y peticiones para devolver a la vida al investigador, por lo que unos años mas tarde acuciado además por necesidades económicas devolvió a la vida a su personaje mas querido por el público.

Tras 4 novelas y 56 relatos cortos el final de Sherlock fue mucho menos trágico, retirándose al campo para cultivar una de sus pasiones: la apicultura.

El personaje en Cine y Series

Ilustración de Tom Richmond

Ha sido el cine quien mas ha ayudado a que tengamos grabada a fuego la imagen estereotipada de Sherlock con su pipa, lupa e inseparable gorra, reflejo de las primeras ilustraciones de los libros, aunque curiosamente no aparezcan en las descripciones escritas.

A esto podemos sumar que en los libros el investigador nunca dice: «Elemental, mi querido Watson» en los libros. La frase apareció por primera vez en la película «Las aventuras de Sherlock Holmes» y Doyle ya habia fallecido.

Gracias a la relativamente reciente serie «Sherlock» protagonizada por Benedict Cumberbatch y al futuro estreno en 2021 de Sherlock Holmes 3 en cines con Robert Downey Jr. el personaje sigue muy vivo.

En la actualidad además del cine, tenemos la fortuna de que muchas editoriales están realizando reediciones de las novelas y relatos mas conocidos como «El perro de los Baskerville» de la colección intrépida de Austral Editorial o «El estudio escarlata» de Nordica Editorial con unas fantásticas ilustraciones de Fernando Vicente.

Parece que tenemos «Elemental, mi querido Watson para rato»…y yo que me alegro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí