Ficha

Sinopsis

Mitsuko tiene una librería de viejo especializada en obras filosóficas. Allí pasa los días serenamente con su madre y Tarô, su hijo sordomudo. Cada viernes por la noche, sin embargo, se convierte en camarera en un bar de alterne de alta gama. Este trabajo le permite asegurarse su independencia económica, y aprecia sus charlas con los intelectuales que frecuentan
el establecimiento. Un día, una mujer distinguida entra a la tienda acompañada por su hija pequeña y los niños de cada una se sienten inmediatamente atraídos entre ellos. Ante la insistencia de la señora y por complacer a Tarô, a pesar de que normalmente evita hacer amistades, Mitsuko aceptará volver a verlos. Este encuentro, sin embargo, podría poner en peligro el equilibrio de su familia.


Opinión Personal

Hôzuki, la Librería de Mitsuko es una novela corta que se lee de forma rápida y amena, aunque no por ella falta de un mensaje importante.

Mitsuko es una mujer fuerte e independiente que vive con su madre y su hijo sordomudo Tarô. No pudo terminar sus estudios pero es inteligente y con ansias de conocimiento. Gracias a su esfuerzo trabajando en un bar de alterne consiguió abrir una librería especializada en obras filosóficas. Es un personaje que puede llegar a ser antipático y distante por lo que de primeras cuesta tomar cariño al personaje aunque con Tarô siempre se muestra cariñosa.

Tarô es probablemente de los niños mas adorables que he visto representados en un libro (dan ganas de achucharlo :P) al igual que Hanako, su nueva amiga.

Un día llega a su librería una clienta que cambiará su vida para siempre. Este hecho servirá para conocer mas detalles de Mitsuko. Hay en Hôzuki, la Librería de Mitsuko interesantes reflexiones acerca de la maternidad, en cuanto a querer serlo o no, el sentido de la vida, las responsabilidades y los remordimientos. Me ha gustado en especial una frase durante un debate de dos personajes acerca de la religión y filosofía:

-La diferencia es simple. La religión consiste en creer y la filosofía, en dudar.

La autora juega hábilmente con las palabras y sus diferentes significados según el tipo de escritura utilizado en Japón: Kanji, hiragana y katakana, lo que deparará mas de una sorpresa.

Narrado en primera persona por Mitsuko, lo hace con un estilo pausado, tranquilo, transmite una gran paz y seguridad. Tiene los suficientes detalles en cada escena para dar información sin llegar a ser tedioso lo que hace la lectura muy amena.

Algunos detalles de la trama pecan de ser algo previsibles y el final me dejó algo frio, deseaba seguir leyendo y me pareció demasiado cortante. Solo por eso falla la nota final y no es para mi un libro redondo, pero me quedo con el gran cariño y paz que transmite la narración de Aki Shimazaki.


Lo mejor

  • Una historia sencilla pero narrada de forma excelente
  • El personaje de Tarô
  • Da pie a interesantes reflexiones.

Lo peor

  • Algunos detalles algo previsibles.
  • Final demasiado cortante.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí